La importancia del juego en la Educación Infantil

La infancia es una etapa que nunca deberíamos dejar olvidada en nuestro “camino de la vida”.

En ella, se viven verdaderas experiencias llenas de magia y fantasía donde la investigación, la curiosidad y las ganas de conocer todo lo que nos rodea no tiene límites, nada es imposible.

Sólo tenemos que recordarla para seguir siendo personas creativas, con ilusión y con ganas de conseguir grandes retos.

El juego permite desarrollar en el niño/a su imaginación y su capacidad para crear, aumentando sus ganas de experimentar, manipular e investigar toda clase de materiales, objetos… que hay a su alrededor y que son de su interés.

Con el juego, el niño/a va desarrollando habilidades que le hacen pensar y tomar nuevos caminos, consiguiendo una mayor independencia, autonomía y seguridad en todo aquello que realiza.

Nuestros niños/as han pasado de jugar en solitario a jugar con otros niños/as, convierten en juego todo lo que hacen. Esta interacción entre iguales e incluso con los adultos favorece el lenguaje. Durante el juego el niño/a siente la necesidad de comunicarse, de expresarse, enriqueciendo, poco a poco, su expresión oral y corporal.

A través del juego en equipo, se aprende a respetar, a conocer que no todos tienen los mismos puntos de vista y que, a veces, hay que lidiar y consensuar para llegar a acuerdos, se aprende a compartir y a tolerar, se aprende a pensar y a expresarse, …

El juego ofrece la oportunidad de trabajar y formar a los niños/as en todos esos valores tan importantes y tan necesarios para la vida.

Ofrezcámosles infinitas oportunidades de juego a nuestros pequeños para que se conviertan en adultos con grandes dosis de creatividad e innovación.

“Cerremos los ojos y dejemos volar la imaginación, nos sorprenderemos de las cosas que podemos aprender de nuestros niño/as”