Por un día los alumnos se han convertido en profesores.

Los alumnos han buscado palabras en el diccionario y se las decían al “alumno-profesor”; este tenía que decir a qué declinación pertenecía cada palabra y hacer la declinación de la misma.

Ha sido una clase muy divertida y fructífera.

Ver fotos