En estos primeros años de Educación Infantil, los niños necesitan seguir unas rutinas y tener unos hábitos para sentirse seguros y tranquilos en su ambiente. Estas rutinas se establecen en un horario y el tener unos hábitos que sean repetitivos ayudan al niño/a a construir un equilibrio emocional que les proporciona una seguridad y un bienestar muy importante para su educación y para la construcción de su personalidad.

Organizamos el día con una secuenciación de actividades que siempre se dan en el mismo espacio de tiempo.

Comenzamos la jornada dando la bienvenida con sonrisas y palabras bonitas, cuelgan la mochila en su percha y, poco a poco, se van preparando para las actividades colectivas en el círculo: Asamblea, pasamos lista y nombramos los niños/as que han venido y han faltado, cantamos la canción de los días de la semana, trabajamos los bits de inteligencia, organizamos los trabajos en los equipos…

Así, sucesivamente y de una manera tan repetitiva es como los niños y niñas van adquiriendo los hábitos y una rutina diaria que rige nuestro cole

Ver fotos